martes, 16 de septiembre de 2008

Lunada - Pico La Miel - Castro Valnera.




"El embajador de Picos ataca de nuevo". Iba a titular así este repor, pero no, esta vez la cosa no va de Picos. Se trata de otra zona, que no desmerece en absoluto, por su belleza y bravura. La preparación de la ruta de hoy fue de lo más improvisado. Un "visto y no visto". A pesar de ser "astur"iano, como está fácil de deducir por mi nick, resido en Cantabria y tengo la gran suerte que desde las ventanas de casa veo algunos montes de las zonas del Alto Asón, Lunada, etc. Así que viendo que la mañana se presentaba soleada y sin una sola nube, decidí al instante coger la mochila y lanzarme al monte. (Esta vez en solitario. Echaré de menos a mi compi, Aurelio y sobre todo, a su inseparable bota, que tanto se agradece a la hora del bocata). Una vez más, me subí hasta el alto del puerto de Lunada. A mí no me cansa y espero que a vosotros tampoco.












Antes de llegar ahí, paso por donde "la Liérganes" y como soy un poco pillo, no puedo evitar echarle una ojeadilla a sus famosas "tetas":












Toda la subida a este espectacular puerto, es un regalo para la vista.


































No me gustaría repetirme mucho, pues ya os puse un par de reportajes en esta zona de la ruta a Porracolina. Por cierto, para los que sigáis mis andanzas, en una de ellas, os enseñaba el chalet de Laura y Manolón... ¿recordáis?












¿Y del coche que tenía "Lon"?:












Bien... pues al final, parece que han cambiado de vehículo. Casualmente, cuando pasaba por allí, cerca de su "casa" estaban probando diferentes..."máquinas". Tenía algunas dudas entre estos...












... o estos:












Después de mucho pensar, creo que se decidieron por éste:












Cotilleos aparte, dejo el coche en el aparcamiento y esta vez, me olvido de Porracolina y empiezo a subir, por la ladera contraria.












El recorrido, aunque no demasiado largo, es bastante "rompepiernas":












Esto, aunque sea algo que no nos guste demasiado, siempre está presente:












Si echamos un vistazo hacia la vertiente burgalesa, vemos las instalaciones de la estación de esquí.












Y hacia adelante, ya veo la primera cima por la que quiero pasar. El Pico La Miel.












El sendero es muy bonito en todo su recorrido:




































Foto de cima:












Y aprovechando que está bastante despejado y tengo ganas de hacer pruebas, ¡panorámica al canto!


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/AMV60











El objetivo principal, ya está a la vista, pero todavía hay que patear un rato.












Pero el camino no se hace largo. Las vistas hacia ambos lados, son magníficas:












Ahí abajo está El Bernacho. Lugar desde el que también es muy habitual hacer la subida a este pico:












Y si miras hacia atrás, impresionante también. Desde aquel alto vengo.












Pero no todo es paisaje. La tierra también tiene vida:












Si lo cogen Silver y Pirene nos enseñan hasta los dientes. A mí me cerró todas las puertas.












También hay tortugas, (bueno.., con un poco de imaginación):












Y esta tierra también tiene buenas propiedades para los "nabos". Proliferan por cualquier parte.






































Después de este "chistecito" malísimo, que espero perdonéis, volvamos a ponernos serios que esto parece complicarse un poco. En realidad una trepadilla de nada.












Ya está quedando más cerca.












Cada vez más... (Había bastante gente en la cima).












Antes de llegar, todavía se podían admirar cosas así:












Cuando por fin, llegué a la "cumbre", ni siquiera me detuve a hacer la clásica foto de cima, pues había varias personas comiendo alrededor del vértice geodésico. Pero desde aquí se divisa una   segunda cumbre, relativamente cercana. (Siento no poder deciros su nombre, si es que lo tiene, pues lo desconozco).












Y donde yo también repongo fuerzas y... añoro la bota de Aurelio.
Desde aquí tengo una perspectiva diferente pero interesante del "Castru".












Mientras hago un poco de tiempo, esperando que la cima del Valnera se quede un poco más tranquila, observo que las nubes se acercan "peligrosamente"...























... por lo que decido hacer la segunda panorámica del día desde esa cima, "por si las moscas", que por cierto, había a cientos.


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/gTRbJ











Una vez despejada la cima, regreso a la misma y no me arrepiento en absoluto de la "propina" pues esta visión es magnífica. Todos los que estaban copando la cumbre se pusieron morados a chorizo, pero se perdieron esta fantástica imagen de su "comedor".












Cuando la cosa se queda más tranquila, regreso y ya puedo ver los detalles de la cima. (Éste es de reciente construcción, pues tiene fecha del 2008)












También tengo tiempo de hacerme la típica foto, improvisando un trípode con un bastón, con lo que conseguí una caída al suelo de la cámara, afortunadamente sobre tierra. Los daños no fueron aparentemente graves.












Tampoco me hubiera hecho mucha falta, para una de las cosas que más me apetecía y que era, hacer una panorámica desde ahí, pero como me temía, las nubes se estaban adueñando del lugar. Empiezo el camino de regreso y echo una mirada atrás:












Las nubes no estaban muy generalizadas y todavía pude disfrutar y mucho del viaje de vuelta.























Crucé por esa ladera:












Atravesé este hayedo...












... que si lo coge "beltri",  "se forra". (Para mí el gran maestro de la fotografía dentro de bosques).












Un regreso relajado y disfrutón.












Y no solo para mí.












Una última miradita de reojo, al puerto por donde voy a retornar a casa.












Y en el camino, que me encuentro con un control.












¿Me dejará pasar?












Graciaaaassss...












¿Sería de alcoholemia?  Hoy, a falta de bota, prometo que solo he bebido de esto:













Ésta seguro que no se aparta.












¡Menos mal que llevan casco!












Últimas pinceladas de la zona. (Sin comentarios).









































Pero la vista siempre puesta en... "LAS MONTAÑAS".


Creo que esta vez se me fue la mano y me pasé de "pesao". Incluso a mí se me estaba haciendo largo y por si fuera poco, estoy de vacaciones en el curro, por lo que... "el embajador de Picos atacará de nuevo".



Hasta la próxima.










No hay comentarios:

Publicar un comentario