jueves, 30 de octubre de 2008

Cotero la Brena y Castros del Horno.




Una vez más, voy a intentar compartir contigo mi última..."actividad en montaña", por llamarlo de alguna forma y confieso que lo hago con muy poco entusiasmo. ¿La razón?, pues que he estado admirando los últimos reportajes por ahí... "Pakistán...  Annapurna...  Kilimanjaro... Córgega"... ¿que coño pinto yo aquí, en el "coteru la brena"?
Pero bueno, como dice el refrán, "el que da lo que tiene, no está obligado a dar más". Así que, lo siento, pero bastante hundido de moral, yo solo puedo poner unos "retratos de unos praducos por aquí cerca de casa".

Lo primero, os sitúo y aunque no tenemos que ir muy lejos, os pongo, en dos trozos el mapilla de la zona y también tendré que aclarar que esto está, "simplemente" en Cantabria - Spain.























Y el relieve del recorrido, que parece bastante más de lo que es.












Para llegar al punto de partida de la ruta, debo pasar antes por el, para mí, precioso "Portillo de Lunada", lo que ya en sí es una bonita excursión. Es una hora temprana de la mañana y el "rey de la zona" se debe de estar afeitando.












A lo mejor es que se está poniendo guapo, para acudir al concierto.


(Hombre, a mí también me gusta Estopa, pero tampoco es para ir haciendo pintadas por ahí...).











Y ya metido en harina, tengo que decir, que se podrá encontrar un día igual de hermoso para caminar, pero mejor... ¡imposible!  Y ya desde los primeros pasos, empiezo a disfrutar de un bonito paisaje.























Siii... ya sé que no es el Annapurna, pero hay hasta una "cascadita" ridícula:












Una cómoda pista hormigonada, me permite ir calentando motores y me va despidiendo de la civilización.












Atrás voy dejando esto:


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/yW74x











Pronto abandono esa pista, para después seguir, por marcados caminos y cortafuegos, como estos:


(Al fondo uno de los "postres" que me esperaban para la vuelta).











Sobre los 1400 msnm. paso por una loma, donde hay un oxidado buzón, (no tengo foto). Por algunas referencias que llevo, creo que se trata de la cima de las "Motas del Pardo". Zona muy abierta, con poco arbolado y mucho pasto, lo que hacía que se viera bastante ganado y una cosa que me sorprendió mucho, es que estaba, en general bastante... "esquivo". No se dejaban aproximar para hacer fotos. (Será que están de paparazzis hasta el "moño").
Éstas parecen más tranquilas:












De aquella cresta de la derecha vengo.












Y aquel es el objetivo principal del día. Como veréis, fácil, fácil. Solo crestear por esa loma.












Eso sí, las vistas hacia todas partes, con lo despejado del día, extraordinarias.
Hacia la derecha, se veía perfectamente hasta el mar. Aquí, en primer término, la Vega de Pas.












Hacia la izquierda... pues... pues... pues... la "Merindad de Valdeporres"... "más o menos". (Bueno, ¿que pasa?,  ¡que yo no soy "jefoce"!)












Y tras disfrutar de algunas imágenes como ésta...












... llego al precioso paraje denominado, "Las Branizas de la Marruya".
Poco más que restos de antiguas cabañas y corrales pasiegos, de las que abundan por el valle, pero éstas situadas en un lugar privilegiado, rodeadas de verdes fincas. (Supongo que en invierno, lo de "privilegiado", sería muy discutible).
































































El conjunto, que se va quedando atrás.












Y poco más adelante, me encuentro con esto, que todavía le estoy dando vueltas en la cabeza, pensando que puede ser. ¿Algún monumento al absurdo?  Por si no se aprecia bien en la foto, esa puerta está "anclada" en cemento y no da a ninguna parte. La especie de buzón que está al lado, tiene un par de potentes candados, pero tampoco se le ve ningún sentido, pues no hay ni fuente, ni instalación eléctrica, ni nada que a mi corta imaginación, se le ocurra.


(Si alguien sabe si tiene algún sentido u aplicación, me gustaría conocerlo).











Pero, sigo ruta, que el objetivo está cerca y parece fácil.












Efectivamente, después de subir esa loma que se ve, se encuentra la cima, con buzón y vértice geodésico, en buen estado.












Detalles de los mismos:

























(Por cierto, si el buzón está puesto en el año 1991, es de un material extraordinario, pues parece puesto de anteayer). Claro que también podría estar restaurado, lo que sería un detalle.












También dejé constancia de que yo estuve ahí.












Y ahora viene lo peor. La nota negativa de la jornada. Cuando estaba empezando a disfrutar del paisaje y me disponía a hacer una panorámica... ¿que oigo?... parece ruido de motores... Síííí, eran ruidos de motores... ¡unos 20!












Corta charla con un par de avanzadillos del pelotón y abandono apresurado del vértice con objeto de dejar libre el mismo, para disfrute de ellos por "la cima conseguida". (Lo siento, no hay pano).
Eso sí, debo decir "en su defensa", que abandonaron todos el lugar en fila india, dejando de esta forma, una sola rodada:













Ahora es cuando no puedo reprimirme y digo, que también encontré algunos cazadores y francamente, prefiero los cazadores. Y conste que con esto no quiero avivar ninguna polémica. De hecho, aunque a veces paso buenas ganas, no pienso entrar en el hilo "cazadores". Nunca nos pondríamos de acuerdo.











Pero voy a intentar seguir disfrutando del monte. Estoy seguro de que ninguno os habréis dado cuenta, que llevo todo el reportaje, aunque me cuesta, "hablando" en primera persona. Sí, voy solo. Mi compi habitual, Aurelio, me "puso los cuernos" por una multitudinaria excursión, de autobús de las que, por mi forma de ser, seguramente introvertida, (que no por otra cosa), no soy partidario.
¿Que porqué os cuento ahora eso?  Ahora lo entenderéis. Tiene algo que ver con los cuernos.

Comienzo el camino de vuelta y... ¿que veo a lo lejos?












¡Espeluznante! 












Que cada uno saque sus propias conclusiones. No parece estar ahorcada, si no "solo" enganchada de los cuernos, lo que me hace pensar que no murió asfixiada, si no... ¿de hambre?¿Tanto tiempo ha tardado alguien en pasar por allí?












¿Recordáis que en mi anterior reportaje, me encontré esta otra, muerta de lo que parece claro fue un "postazo" en la cabeza?












Y ahora ¿esto?  Creo que son claros vestigios de que el salvaje Oeste no era americano, como siempre se creyó y esto nos demuestra que sus raíces están aquí. Y si no, mirad estas fotos... ¡solo faltan los indios!:




































Bromas aparte, (aunque a mí no me hizo ninguna gracia encontrármelo) dejo a un lado la colina por la que fui...












... y me dirijo a estos picachos, cerca ya del final de la ruta.












En primer lugar, subí al de la izquierda (Castro Norte). Esta incómoda ladera, sin rastro de sendero y algo más de 15 kms. que ya llevaba en la piernas, hizo que la subida se me hiciera más dura de lo que es en realidad.












Pero el panorama que tenía alrededor, merecía la pena:


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/tny5z











Bajo de éste y antes de subir al de la derecha, (Castro Sur) miro atrás y veo así de altivo el que acabo de dejar:












Esta última cima, afortunadamente, es más "facilona".












Tiene una pequeña trepadilla, que se puede evitar dando un pequeño rodeo. El cansancio y la decisión de no correr ningún riesgo, al estar solo, me hizo decidirme por la opción más fácil.












Ésta es la cima:












Disfruto del paisaje, esta vez sin motores y ya desde ahí hasta el coche, un paseín relajante.
Atrás dejo mis conquistas:












Y algunas tranquilas estampas.

























Pero no todo es maravilloso. Aunque en la foto no se aprecian muy bien, durante casi todo el recorrido, estuvieron presentes los dichosos "molinos".












Y los ingenieros que hicieron esto, tampoco eran unos lumbreras que digamos:












Bueno, seguro que en el recuerdo se quedarán las muchas imágenes como ésta:












O como esta preciosa panorámica, ya bajando el puerto de Las Machorras en dirección a casa.


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/ovbcX




En fin, esto no da para más. No es Pakistán, pero tampoco está tan mal. Espero que os haya gustado.



Hasta la próxima.