viernes, 16 de agosto de 2013

CORISCAO. Sentimientos encontrados.



Antes de entrar en "materia", quiero explicar el porqué de tan sentimental título. Por un lado, sentimiento de preocupación, pues hace aproximadamente seis meses desde mi última salida, sin motivos claros que lo justifiquen. De ahí la preocupación. ¿Habré dejado de sentir la "llamada" de la montaña? Quiero pensar que no. ¿Me estaré haciendo mayor? También me gustaría pensar que no, pero desgraciadamente, mis, cada vez más mermadas condiciones físicas, se empeñan en llevarme la contraria.
Y por otro lado, un sentimiento de alegría y satisfacción, por haber tenido el privilegio de compartir ruta con un buen amigo, (Jesús) de los de toda la vida, nunca mejor dicho, pues esa amistad perdura desde prácticamente nuestra infancia. El distanciamiento por obligaciones laborales, impidió que pudiéramos cultivar esa amistad durante años y ahora, ambos libres de esas obligaciones, podemos volver a compartir aficiones. Resumiendo ya para que no se lo vaya a creer demasiado, un amigo de los que se pueden contar con los dedos de una mano y sobran... cuatro.
Está claro que en este caso, el sentimiento de alegría es mucho mayor que el de preocupación, ¿no? Perdón, por un momento olvidé que estamos en un foro de montaña, donde a nadie le interesan mis sentimientos. Y ahora me doy cuenta, de que este reportaje será una porquería, pues los sentimientos no son interesantes y mi aportación en cuanto a montaña se refiere, es tan modesta, que no creo que descubra nada nuevo. Para no hacer muy pesada la introducción, pongo una foto y así os presento al mismo tiempo a Jesús y a nuestro asequible objetivo del día:










Precisamente por esa falta de actividad prolongada por mi parte y para que mi intención de que Jesús no sea la última vez que me acompañe, en la elección del recorrido, pretendí que no fuera muy exigente. Un clásico, supongo que conocido por la mayoría y tantas veces arrinconado en mi carpeta de "pendientes" por modesto. Grave error. En un día despejado, me cuesta imaginar otro mirador mejor, hacia la zona de los Picos de Europa, montaña palentina, etc...
Pero pongámonos en marcha. Los auspicios no eran nada halagüeños. La subida desde Potes hacia el puerto de San Glorio, la hicimos entre una cada vez más espesa niebla, lo que nos hacía presagiar que hubiéramos hecho el desplazamiento en balde. Lo que se ve en la siguiente foto, cubierto de niebla, es la zona por la que llegamos, lo que confirma lo que dije y a la vez descubre que la suerte estuvo de nuestra parte.










El no confiar mucho en nuestra condición física, hizo que aprovecháramos al máximo el acercamiento en coche, por lo que decidimos empezar el recorrido desde el collado de Llesba. La festividad... el periodo vacacional, hicieron que la afluencia de coches en el pequeño espacio de aparcamiento nos obligara a volver sobre nuestros pasos y comenzar desde un punto más bajo. Concretamente, próximo a éste:










Pasamos cerca del monumento al oso que hay en el final de la carretera, pero decidimos dejar la visita para la vuelta. Otra equivocación. Ya adelanto que al regreso se había cubierto de niebla la zona y ni siquiera nos acercamos hasta alli.










Ya al poco de empezar a caminar, podíamos disfrutar de algunas vistas que por si solas justificaban la visita.





































Pero en la montaña, no todo es contemplación. El peligro acecha en cualquier lugar. Esto es una inofensiva vaca...










...detrás de la cual, puede venir un toro. Afortunadamente, debía de estar haciendo sus primeros cortejos, pues parecía joven y... pacífico:




(Un poco más adelante, nos cruzamos con dos "colegas" que ya volvian y nos preguntaron si no nos habían "abordado" dos mastines que a ellos les habían hecho pasar un momento... delicado. Curiosamente, cuando estábamos hablando con ellos, los vimos plácidamente tumbados no muy lejos de donde estábamos. Afortunadamente, estaban en son de paz).






En los varios collados que íbamos pasando, se veían rastros de niebla que subía, lo que nos hacía temer la posible mala visibilidad desde la cima.










Unos vistazos hacia lo que íbamos dejando atrás:














































Jesús marcando el ritmo:










Y el objetivo, que no se ve lejos, aunque el último repecho tiene bastante desnivel. (En realidad no debe de ser tanto, pues alguno que venía detrás de nosotros lo subió... ¡¡corriendo!!) Por cierto, eran tres, una chica y dos chicos , "gente muy maja" como decimos por aquí, con quienes compartimos cima, viandas y agradable charla. Un saludo para ellos, aunque no creo que mi "audiencia" de para tanto.










Una panorámica desde uno de los collados:




Más grande:
http://goo.gl/9QPVJA







Algunas imágenes realmente espectaculares.










Y ya desde la cima, disfrutamos de unas vistas que con ese "mar" de niebla no tengo claro si las realza o lo que hace realmente es impedir ver mejores panoramas. A propósito, hice un par de panorámicas y no se el motivo, (era la primera vez que hacía las fotos en vertical) que no encontré programa capaz de "construir" una mínimamente presentable. Incluido Autopano.




















Cumplidos los requisitos habituales de las cimas,volvemos por el mismo sitio por donde hemos subido, algo de lo que no soy muy partidario a la hora de planificar mis rutas, pero en esta caso no había alternativa lógica. Así pues, ya pocas fotos y de escaso interés.










"Desandando lo andado"










Como es tendencia, pongo también unas florecillas:






















( Y como considero estas fotos auténtico relleno, aprovecho para decir que tuve mis dudas sobre si hacer o no reportaje de esta salida, pues la amena charla con Jesús y mi falta de costumbre, hicieron que el "material" disponible no fuera muy digno de mostrar, pero bueno, así no olvido por completo la mecánica de los reportajes y vosotros me sabréis disculpar).







Y como habiámos dejado el coche aparcado delante del chalet...


















... llegó la hora de poner el punto final. Esta vez no hay datos ni mapa de la zona, pues no lo considero necesario. Lo que no puede faltar es una pequeña prueba de que "estuvimos ahí". Adivino en la cara de Jesús, aparte del lógico cansancio, una cierta satisfacción, lo que me hace sentir optimista sobre futuras "colaboraciones montañeras".






(Aclaro que lo que voy a poner a continuación, se trata de una broma, que gasto a uno de los integrantes del foro de "Las Montañas", (isaure), que es donde primero y desde siempre publíco mis reportajes)


Empecé este reportaje planteándome la duda de cual sería la razón por la cual mis salidas son cada vez menos frecuentes y alguno de vosotros ya sabréis que el verdadero motivo no es otro que mi, cada vez mayor, "dedicación" a la práctica del golf y saco a relucir el tema, para antes de despedir hacer una advertencia. Antes dije que vosotros sabríais disculpar la escasa calidad del reportaje, por que conozco vuestra generosidad, pero no todo el mundo en ese Foro tiene la misma calidad humana. Y quiero que sepáis con quien "os jugáis los cuartos". En mi anterior reportaje, un ilustre miembro de este Foro, de quien debéis cuidaros a partir de ahora, me amenazó (si bien es cierto que lo hizo con la buena intención de hacerme abandonar mi condición de "lobo solitario"), con inundar de topos los campos de golf donde juego habitualmente.



Más grande:
http://goo.gl/kyuNFB





Pues bien, que sepáis que no es de fiar, pues sin esperar confirmación ni negativa, ha actuado sin ningún miramiento como se puede comprobar en las siguientes imágenes:





















Por supuesto, ya declarado persona "non grata" en todos los campos de golf y no olvidemos que tenemos un "topo" en el Foro.







Hasta la próxima.


P.D. No creo que haga falta que aclare (pero lo voy a hacer para aquellos que desconozcan mi sentido del humor) que el "episodio" de los topos ha sido solo una broma con todo mi cariño hacia "ÁLGUIEN" sin el que este Foro no sería lo mismo.
Un abrazo, Aurelio con "topo"... (perdón), con "todo" mi cariño. rrr28