viernes, 27 de febrero de 2009

Las Enguizas desde Mirones.



Los efectos de la reciente paliza por la Sierra del Cuera, no parece que me hicieron mucha mella y no se me quitaron las ganas de volver al monte. Así que, hay que aprovechar uno de los días libres en el curro y esta tregua que nos está dando la "clima...".  Algúna pequeña resaca del palizón del otro día, si que queda, por lo que decido algo más cerca de casa y sin grandes pretensiones. Me equivoqué en parte. Cerca de casa, sí, (media hora de coche),   pero lo que creí que sería poco más que un paseo, no lo fue tanto. Ojeando esto, os podréis hacer una idea:










Y éste, el recorrido sobre el mapa:










Desde la carretera, ya se puede ver, la imponente figura de Porracolina.










Aquí, en Mirones, dejo la carretera que nos llevaría a Lunada y empezaré la ruta, desde ese barrio que anuncia la señal. (Es coto privado de caza, iré prevenido,  por si me encuentro con algún ministro sin licencia).










El camino comienza en las cercanías de este bonito edificio, abandonado hace muchos años y que fue el Hotel París, construído en el año 1905.










Tiene un curioso tejado de colores, que se conserva en buen estado.










Justamente delante de su puerta, arranca el camino que voy a seguir.










Pronto dejo atrás, el barrio y el hotel desde donde salí.










Los primeros obstáculos, (no serían los últimos) en el camino:










Aunque no de muy buena gana, se aparta para que pase.










Me mira con cara rara.  Estará pensando... "este está como una cabra".










Por si acaso, aligero el paso y me encuentro con más "amiguitos", aunque estos, más pacíficos.



















Ahora me siento espiado.










Ya empiezo a tener buenas vistas y a sentirme un poco más... fuera de la "incivilización".  Buen sentimiento, aunque difícil de hacer entender. 
(Seguro que muchos de vosotros, lo habréis sentido alguna vez).










Curiosas formas rocosas:










Aquí las vacas, más bien parecen cabras:












Más grande:  
http://goo.gl/5Fl4O







Bonito lugar:










Estos no parecen asustarse, pensarán... "éste es uno de los nuestros".










Ahora, sin pretenderlo, vuelvo a rozar la civilización y dejo atrás lo que creo que puede ser un barrio de Miera, llamado Irias, pero no estoy muy seguro.










Éste no ha dormido en la cama, pero se ha traído consigo parte de ella.










Empiezo a coger altura. De aquellos prados del fondo vengo:










En algunas zonas, la bruma estuvo presente contínuamente:










Aquello que se ve, que le da ligeramente el sol, es Linto. (En la carretera que sube a San Roque de Rio Miera).










Ahora pongo un par de "panorámicas". Ésta de la zona que acabo de dejar...



Más grande:  
http://goo.gl/7yWCP







... y ésta, de lo que veo desde el collado al que acabo de llegar.



 Más grande: 







A mi derecha y un poco más arriba, veo lo que parece ser la entrada de una cueva.










Me acerco a indagar y efectivamente, consultado el mapa, se trata de la cueva de Juntarnosa.










Una vez arriba, compruebo que más que una cueva, es un arco natural, pues tiene dos bocas y da vistas hacia dos grandes depresiones del terreno.



















Ésta no parece muy dispuesta a dejarme pasar:










Al fín, me deja. (Esta vaca, no se si dará mucha leche, pero a mí, me ha dado mucho "juego").










La "cueva"... ¡también!



















Bordeo por la derecha, esta bonita vaguada:










De aquel collado en sombra vengo:










Y tengo Porracolina a "tiro de piedra".










Salgo a una zona de cabañas.



















Aqui, se conjugan dos modelos de bebedero. El antiguo y el más... "moderno". Sin duda, yo prefiero el antiguo.










Obsérvese el tamaño de la cerradura. Creo que tendrían que subir la llave entre dos.



















Cruzo por un bonito hayedo...










... y vuelvo a salir a campo abierto. Bueno... más bien a campo muerto.













Creo que ya tenemos sobrados debates con moteros y cazadores. Voy a decir, simplemente, que algunos ganaderos demuestran poca inteligencia y ninguna sensibilidad hacia el medio del que todos vivimos y disfrutamos.





A esta altitud, las cabañas están casi todas abandonadas.










Esta es una curiosísima construcción y de la cual, desconozco su aplicación.



















En otro lugar de la zona, hay una famosa "fresquera".










No se si esto será algo similar. En su interior lo único que se ve, es un cubo en una repisa y mucha profundidad, hacia abajo.










Abandono esta zona de cabañas...










... y sigo cogiendo altura.












Más grande:  
http://goo.gl/uTh2l







En las zonas sombrías, aún quedan restos de nieve. (Sobre los 800 mts.)










Creo que tendré que romper la tranquilidad de este rebaño, que pastaba al abrigo soleado de esas rocas.










Y aquí, la primera visión del que era mi principal objetivo del día:










Llegado a este punto, planteo otra de mis dudas e interrogantes, que se me suelen presentar en todas y cada una de las rutas que llevo a cabo. (Se echa de menos en esta parte cántabra un "Adrados" o unos conocedores e "historiadores" como "jefoce", "isaure",  etc.)

¿ENGUIZAS  o... ENGUINZAS?

Sea como sea, son bonitas ¿no?           










Pero antes, me apetece subir a otra conocida cima de la zona, denominada "La Esquenta". En el mapa 958 msnm. (En mi gps, con +/- 2 m. de error, 975 m.) Se sube por esta ladera, mitad herbosa, mitad cuchillos:










Desde la cima, tengo buenas vistas:





















Más grande:  
http://goo.gl/XeUDf








Y cosas que no me gustan tanto:










¿Todavía tengo que subir ahí? Esto no tiene nada que ver con el relajado paseo que me esperaba.










No se aprecia muy bien, pues lo más alto está en la parte de atrás de la foto, pero ahí está La Esquenta y es de donde vengo.










En la subida observo a estos dos, "piedrolo padre y piedrolo hijo" que, como yo, también parecen admirar el paisaje.




Aquí hago un pequeño paréntesis, para reseñar, que entre cima y cima tuve un agradable encuentro con una pareja de montañeros eibarreses. Contrastamos algunos datos de mapas y gps, (el suyo Garmin, el mio Magellan y coincidían exactamente en la altitud), lo que me hace fuerte para afirmar que la altitud que figura en el mapa de La Esquenta, está equivocada. Sin embargo, la de Las Enguizas, está correcta. Una corta charla y a seguir nuestros caminos, que aún nos queda un rato. Si por casualidad, pierden el tiempo leyendo esto, les envío un saludo.





Y tras un último esfuerzo, alcanzo la cima de Las Enguizas, donde solo hay esta rústica cruz y los restos destrozados de un inservible buzón.










Aquí se puede apreciar, en la lejanía, Peña Cabarga.










Estos dos pequeños lagos que se ven aquí, creo que son, (no me atrevo a afirmarlo) los Pozos de Noja.










Tampoco el vértice geodésico está en muy buen estado de conservación.










Las vistas que tengo desde aquí, a pesar de la ligera bruma, son estupendas.










Esta vez no os martirizo con ningún vídeo malísimo ni panorámicas cutres.










Este es el único hito que encontré en toda la ruta.










Y ahora, para abajo. Afortunadamente, la bajada es una auténtica delicia. Lo que yo me esperaba sería un complicado regreso, para cruzar las imnumerables depresiones kársticas, lapiaz tras lapiaz, se convirtió, ahora sí, en un cómodo paseo. Ya desde casi el principio, se hace por camino empedrado, faldeando todos esos enormes hoyos...










... hasta desembocar, algún kilómetro más abajo, en otro más principal, que, supongo, hecho a mano por los canteros de la época.



















Según los carteles que se ven en esta foto, por aquí discurre la ruta a los Pozos de Noja.










Aquello si debía de ser trabajo. ¡Parece increíble!  Claro que, material, tenían en abundancia:



















Incluso les sobraba, para hacer alguna que otra "muria".










Sobre los 500 mts. de altitud, el terreno pedregoso ya se convierte en praderías, pero el camino sigue teniendo su encanto:



















Llegando al final, encuentro algo de información sobre tan magna obra.










Ahora ya se empieza a notar que vuelve a llegar la civilización.



















Montón de colmenas de abejas:










Y antes de que me piquen, echo una carrerita y ya tengo a la vista el punto de partida...










... y el coqueto y estratégico Hotel París, de donde salí hace ya... ¡casi 8 horas!
Ya resopláis aliviados porque veis el final cerca. No me extraña. Me volví a exceder en el número de fotos. Tengo que corregir esto. Pero todavía me queda algo. No todo iban a ser maravillas. También tuvo su parte negativa y debo mostrarla. ¿Recordáis que al principio encontré una cabra como obstáculo en el camino y dije que no había sido el último?  Pues bien, encontré todos estos y algunos más que estaban abiertos y otros que no "retraté" en el comienzo.
Sin comentarios:




































































































Me contradigo y sí voy a hacer un comentario. ¿Habéis visto alguno esta obra maestra de Kirk Douglas?:





A los que os gusten "las del Oeste" no os la deberías de perder. En un memorable pasaje de la película (tiene más de uno) y mientras abofetea al matón de la misma, haciéndolo girar sobre si mismo por una alambrada de espino, le dice: "No me gustan las alambradas ni quienes las utilizan". El gesto de su rostro mientras lo hace, es imposible de describir. Pues bien, solamente decir, que pienso lo mismo. Ahora sí, hasta la próxima, en la que espero sentirme todavía un poco más libre.
LIBERTAD... ¡¡Bonita palabra ¿ehh?!!