jueves, 13 de agosto de 2009

TORRE DEL FRIERO. "Otro sueño cumplido".


  

Al igual que en mi reportaje anterior, también esta vez se me ocurre algún que otro título para éste. El que más me habría apetecido, sería: TORRE DEL FRIERO... "o el día que dejé de ser supersticioso". Efectivamente, la ruta la hice el día 13, aunque no era martes, pero no pongo este título, porque sería muy largo y además... ¡tampoco soy supersticioso!  En realidad, el que le pongo, es un poco exagerado, pero sí es cierto, que desde hace un año, aproximadamente, aparecía y desaparecía por mi cabeza, como uno de mis grandes objetivos. Y aquí sí creo que no estoy exagerando, pues para mí, sin duda, es...  "Uno de los grandes". Ese hubiera podido ser, otro de los títulos posibles. Y digo, desde hace un año, aproximadamente, porque por aquellas fechas, hice el mismo recorrido, pero para subir a la Torre de Salinas, que tampoco estuvo mal. No os voy a remitir a aquel reportaje, que "anda por ahí", pero si voy a recordar esta foto:












Por aquello de la costumbre, pongo un par de reseñas de la ruta, aunque donde mejor están, todavía, reflejados los datos, es en mis piernas, pero lo que de verdad quedará para el recuerdo, será, otra vez, "la euforia desatada".























Convencido como estoy, de que es la mejor época del año, para hacer cosas en Picos, me decido a volver, aunque cambiando de Macizo. (Por supuesto, cuando digo que es la mejor época del año para esto, me refiero, para los que no estamos preparados para hacerlo con nieve). Esta vez le toca al Central. Para llegar al punto desde el que quiero acceder al mismo, tengo que pasar antes por el Puerto de San Glorio.
Afortunadamente, la niebla está baja, lo que me hace presagiar que voy a tener suerte con la "clima".























No hace falta que aclare, que estoy en el mirador del Corzo.























Continúo por carretera hasta pasar el puerto de Pandetrave y ahí ya comienzo a caminar, con estas maravillas a la vista.












A la derecha, asoma mi objetivo del día:























A la espalda, ya tengo una nítida vista de un viejo conocido.












En aquella carretera que se ve abajo, he dejado el coche.












Pero creo, que es mejor mirar al frente:












Este es uno, de los varios posibles accesos al Macizo Central, aunque creo, que no es de los más habituales: la Canal de la Chavida.












Esto es lo que voy dejando por debajo:  (El Peñón Chico).













El tiempo, inmejorable:












Todavía tengo que pisar unas cuantas piedras, para llegar al collado.












Otra miradita atrás:













Más grande:    http://goo.gl/6zudi











Una vez llegado al collado de la Chavida, los ojos se me van a esa montaña.












El famoso hombro, por el que tendré que intentar subir.












Claro que, las vistas al frente, tampoco tienen desperdicio:












Pero  "toca meterse en harina", aunque... más bien parece nieve.












Afortunadamente, ese neverillo, no era mayor obstáculo. Aquí ya le dejo atrás y también el collado de donde vengo. Al fondo, la Torre del Hoyo de Liordes.












A la derecha, identifico La Padierna.












Y de frente, más que verlo, se intuye, el refugio de Collado Jermoso. (No hay más zoom).












Pero, hay que seguir.












Supero el hombro y llego a una senda más cómoda, desde la que puedo admirar grandes cosas. La reina del Macizo Occidental.












O el impresionante corredor Norte del Friero.


Más grande:   http://goo.gl/vRKrj






















Aquí, voy a confesar, que aunque las condiciones se presentaban favorables, aún no tenía el convencimiento de poder conseguirlo, pues era consciente de las dificultades que me iba a encontrar (para mis condiciones de "pisapraos"). Y sobre todo, con mucho respeto, aunque debería decir miedo (cosa nada aconsejable) a un famoso paso complicado, que me iba a encontrar y que había sido motivo de desvelos, en las horas anteriores.
¡Ya le tengo delante!:












Difícil y largo de valorar. (No lo voy a hacer. Si alguien tiene interés, lo haré con gusto). Pero sí puedo decir, sin entrar en detalles, que yo tuve más dificultades, en algunos otros puntos. Pero también en esta sensación, puede influir, el que una vez pasado ese "punto negro", uno se crea que ya está todo hecho y no es así. Lo que si aseguro, es que merece la pena pasar ese punto, porque lo que puedes ver, unos metros después de superarlo, fue de lo más impactante de la ruta. Ya siento, que no haya sido capaz de mostrarlo en fotos, pues la realidad nada tiene que ver con lo poco que supe captar con la cámara.























Aquí, hay un largo paréntesis, sin fotos, pues tuve que superar algunas trepadas "entretenidas", en las que solo me acordé de la cámara, para protegerla de posibles... "accidentes". Pero ahora, creo que a lo lejos, ya intuyo el buzón y eso sí merece la pena inmortalizarlo. O... ¿serán las ganas que tengo de verlo?












Ahora ya lo diviso claramente.












Un poco más cerca:












Mucho más claro, aquí:












En estas dos, con la Peña Santa de Castilla, detrás:























Éste, no es tan santo, aunque hoy, otra vez, "me sentí más cerca del cielo".












¡ Buafffff !...


Más grande: (360º):   http://goo.gl/EWDT7












Más grande:    http://goo.gl/rTrpf











Incluso veo la Vega de Liordes.












Otra vez La Padierna.












O "la más grande" del Occidental.












Y también, todo el Valle de Valdeón.












Pero ahora, hay que desandar lo andado y tiene su cosilla. Al final, le cogí gusto a eso de destrepar.












La última "gran dificultad de la jornada". (Pelín más complicada, a la vuelta).












Aquí ya estoy más tranquilo y lo admiro con respeto y casi veneración.












De frente, otros dos de los grandes:












Estoy bajando en dirección al Hoyo de los Lagos (Jou de los Llagus y ahora veo el refugio de Collado Jermoso, un poco más cerca.












Parece mentira, que entre tanta roca, haya bellezas como ésta:












Aunque está bastante cerca el oasis de la Vega de Liordes.


Más grande:     http://goo.gl/ivn9V






















En este punto, enlazo con la senda que viene de Cordiñanes, por Asotín. (Por si no estaba claro).























Otras dos bellezas de la zona:












Como dije al principio, hace un año, más o menos, repetí este mismo recorrido, haciendo cima aquí, en lugar de la del Friero.












La "riqueza" de la Vega de Liordes, atrae, no solo flora, también fauna :












Intentaré acercarme un poco más.























Aquí ya se empiezan a inquietar y los dejo tranquilos.












Detalle de la Vega:












Aquí, el refugio:












Me despido de ella, con esta panorámica:


Más grande:   http://goo.gl/jjh9A











Bordeo la Vega de Liordes y me encamino en busca de la Canal de Pedabejo. Delante, el Tiro Pedabejo.












Se da un aire al "Uriellu".























Miro a la derecha y veo la engorrosa canal de subida a la Torre de Salinas.












Entrando ya en la canal de Pedabejo:













No pongo fotos de la misma, pues ésta la conoce, incluso el presidente del gobierno.











Esto se ve desde la salida de la canal:


Más grande:     http://goo.gl/REYOi











Creo que puede ser la fuente de Pedabejo y ya voy en reserva de agua.












Esta amiguita, también tiene sed:












Más motivos para no recelar del "13".












Y para que nadie dude, que la montaña también es cultura, yo aprendí hoy, que este conjunto, ahora soleado, de las Torres de Salinas, del Hoyo de Liordes, del Friero, etc. se le conoce como las Peñas de Cifuentes.


Más grande:     http://goo.gl/sgkwk











Los cruces de las rutas principales, bien señalizados...












... pero yo,  ya tomo el camino a casa, muy cansado, pero tremendamente relajado y feliz. Incluso siento, que le he dado un duro golpe a mi innato pesimismo.












Y camino feliz, por volver a casa y por haber cumplido otro sueño. ¡Te recordaré siempre!




Hasta la próxima.