martes, 12 de mayo de 2009

La Biescona - Pico Pienzu... y tres cimas más.




La verdad es que no se muy bien como empezar. Lo iba a hacer, diciendo, que esta era la ruta más bonita que había hecho nunca, pero creo que sería injusto. Todas tienen su encanto y de cada una te quedan recuerdos agradables, pero ayer, fue un disfrute continuo a pesar de que la niebla, en una buena parte del recorrido, fue el único detalle que me impide decir, que no se puede admirar mejor y más variado paisaje, en una distancia no excesivamente larga. Baste decir, que a pesar de no ser partidario de repetir los recorridos que ya hice una vez, ya estoy esperando encontrar el día, con las condiciones favorables para hacerlo, pues con cielo despejado, tiene que ser una admiración continua. Bueno, también puede ser que esté exagerando un poco.
No quería extenderme mucho, pero para quienes no se sitúen simplemente con el título del reportaje, que lógicamente, serán mayoría, diré que la ruta comienza en la carretera que va desde las proximidades de Colunga a Arriondas, por el Alto del Fito. Yo llevaba como buena referencia, para el punto de inicio, esta fotografía, cogida prestada, de un foro amigo. (Gracias) :












Si nos fijamos en el mapa del IGN, viene una anotación que dice eso, Casa Julia.
Según creo, era un bar. Ahora está en plena reforma y la referencia ya no es tan buena. La actual es ésta :












Una vez rebasada la casa, tiré una foto a esta ladera, sin saber que ahí estaba la última cima del día y la ladera por la que tendría que bajar. (Con mucha diferencia, lo peor de todo el recorrido).


Aunque siento mucho no estar muy bien documentado, es el momento de aportar unos detalles, "leídos por ahí", que por sí solos, confirman el interés de esta excursión. La subida al Pico Pienzu, es una ascensión que se hace más habitualmente, desde el mirador del Fito, con un desnivel mucho más moderado, puesto que ya se parte de casi 600 m. pero yo prefiero hacerla desde aquí, (a unos 200 m.) pues de esta forma, puedo conocer y disfrutar el hayedo de La Biescona. El primero de los detalles, es que, se supone que es el mayor hayedo de Europa, a una menor altitud sobre el nivel del mar. Y por otra parte, también se dice que el Pienzu es el pico más alto de Europa, a menor distancia de la costa. Según el mapa, 1161 msnm, (según mi gps, 1153 m.) y solo a unos 5 kms. de la costa. Vamos, todo de lo mejor de Europa. A mi ya no me cabe la menor duda, de que este, será uno de los más cerdos de Europa :












Esto me recuerda que hay mucho ganado suelto por el monte. Y también agua en abundancia.












Otra buena prueba de ello. Esta caseta hace agua. O sea, como la defensa del Sporting.












Estoy muy próximo a la entrada de La Biescona. (Biesca = bosque. Biescona = bosque grandón).













En este cruce, debemos tener cuidado. El camino principal, parece el de la izquierda, pero hay que coger el de la derecha. El de la izquierda, creo que lleva hasta una bonita cascada, pero allí termina y hay que volver hasta aquí. Yo preferí seguir por la derecha, pues no sabía la distancia hasta la misma.












Más agua :












Cruzamos ese regatillo y pronto llegamos a los restos de una antigua mina. (Minas de la Toya).























Ésta podría ser la boca de la mina. Ahora parece usada como refugio de algunos animales:












Ya estoy metido de lleno en el hayedo.












El camino, por algunos sitios y debido a la abundancia de agua, está algo embarrado y resbaladizo.























Y ahora, me voy a "callar" y os dejo una pequeña muestra, de la sinfonía de verdes que ahora están en pleno apogeo, en nuestro bosques.
























































Y no puedo evitar acordarme de algún compañero de foro, que aquí se pondría las botas y que casualmente, también estuvo estos días por un bosque encantado.













































Hay árboles de un porte impresionante.























Y con los ojos como platos, de ver tanta hermosura y casi sin darme cuenta, me encuentro en la salida de la Biescona.












A mi derecha, una panorámica del cordal, por el que ya me imagino, será por donde tendré que volver.


 Más grande: http://goo.gl/CE5Lu











Salgo a campo abierto y lo que veo hacia adelante, también me gusta.












Como dije al principio, hay bastante ganado, campeando a sus anchas:























Esta vez, no hay ni "copetes" ni "casquetes". Y buitres, solo uno.












En este punto, el camino que yo traía, se junta con el que viene desde el mirador del Fito.












Y ya prácticamente, me encuentro en una bonita majada, denominada, la llanada del Bustacu. Y desde aquí, ya veo la que será la cima más importante de... ¡por cierto!, creo que no os dije, que estoy en la sierra del Sueve. Mucho dar información europea y se me olvida la de casa.












Desde aquí, hasta la cima que se ve, tendré que salvar un desnivel de unos 600 m. aprox.












Os dejo alguna tierna estampa, de este encantador collado:













































Un poco más arriba, está la fuente de Margullines, en la majada del mismo nombre.























Creo que está pidiendo a gritos, el plan de mejoras del 2009












Alguna cabaña, que si parece restaurada recientemente:























Panorámica de un encantador lugar. Bueno... ¡de lo mejor de Europa!


Más grande:    http://goo.gl/virvM











Después de remontar un poco, por el camino que se ve en la panorámica, llego al collado Beluenzu. El ganado que por aquí hay, se mueve en altitudes mayores.


































Aunque no por eso es menos tierno:























Estos deben de ser los jefes:












Se quieren venir conmigo. Seguro que pensarán... "éste es de los nuestros".












Tengo que hacer que retrocedan.













Pero no todo es verde y vida.












Ésta también espera el nuevo plan de mejoras:












Sigo cogiendo altura y empapándome de naturaleza.























De vez en cuando, las nubes me dejan entrever algo de la zona de Picos.












No lo puedo acercar más:












En esta foto y fijándose mucho, se puede ver la situación de los dos núcleos de población, más importantes de la zona.












No hay más zoom.












Panorámica:


Más grande:    http://goo.gl/QhjDb











El último repecho, tiene bastante pendiente, pero es muy cómodo y sin dificultades. Ya asoma la gran cruz de la cima:























Un par de "santos" en la cima:
























Y el buzón de cumbres.












¡Que pena de niebla hacia la costa!  Y se estaba subiendo muy deprisa, lo que hizo que no me quedara mucho rato en la cima.












Creo que alguno me está observando:












Ése es el cordal que voy a seguir, sin tener que salvar ya grandes desniveles.












Al fondo y cubriéndose con la niebla, el Pico les Duernes.












Atrás ya se va quedando el Pienzu.












Ahora ya no es uno solo. Parecen indios, que me van siguiendo. ¡Que imaginación!























El de la izquierda se girará un poco y...












Está un poco movida, pero os prometo que no está trucada.












Aquí debieron de oír las cornetas de los soldados:












¡Despierta...!  ¡Vuelve a la realidad!  Perdonad, pero es que algunas especies venatorias, me transportan al pasado. Además, el presente, es maravilloso:












Y lo que acabo de pasar, también. Otra vez el Pienzu, en la distancia, cada vez mayor.












Ya tengo cerca el Pico de Duernes.












Esta es su cima. Al fondo, una vez más, el Pienzu.












Un repetidor de TV:












Y más y más bellos rincones:












De vez en cuando, la niebla, juega conmigo. Me deja ver algo, para que vuelva otro día y lo va a conseguir. (Por ahí están las playas de Colunga y La Isla).












Y a la vista también, la tercera cumbre de la jornada.
























La altitud, no debe de ser muy precisa. El mapa y el gps, coincidían en 1027 m.












Otro pequeño claro, hacia la costa.












Y desde la cresta y mirando hacia el Sur y hacia abajo, la salida de la Biescona, por la que subí.












Una pena, que soy malísimo haciendo panorámicas, porque ésta, podía ser muy buena.


Más grande:   http://goo.gl/JjTu0











Ahí estará la más coqueta y la última de las cumbres del recorrido.












Al fondo, cerca de aquella punta, se puede ver Lastres, aunque no muy claramente.












En esta tierra, hay de todo. También jabalíes.












Me voy acercando al Pico Babú. (También se le conoce como pico los Poyos).












Continuamente, hay motivos para retratar.























No es de extrañar que una ruta que se puede hacer en 3 - 4 horas, me llevó casi 8.
La consecuencia, os la voy a contar enseguida.












Bonito pico, ¿eh?:












Fijaros bien,  ¿veis lo que hay cerca de la cumbre?...  ¡los indios, otra vez!












Preciosa cima, aunque cutre buzón, oxidado y sin tapa, lleno de piedras.












Y lo que menos me gusta y desconozco el porqué del mismo, es su nombre. (Por cierto, aquí se pasaron un pueblo, con la altitud. En la placa pone 1016 m. En el gps, 930, poniéndome de puntillas). Pero eso es lo de menos. El lugar, al igual que la Biescona y todo el recorrido en general, es encantador.


¿La consecuencia de todo esto y a lo que me refería antes?  En este mismo lugar y ya para hacer estas dos últimas fotos del buzón, tuve que borrar alguna otra, por falta de capacidad de la tarjeta de la cámara. La cantidad de ellas que hice, más tres pequeños vídeos y se acabó lo que se daba. Intentando borrar alguna más, se me agotó también la batería. Desde aquí, hasta el final, ni una foto más. Menos mal, diréis vosotros, pero creo que hubiera necesitado alguna. ¿Sabéis lo que les suele pasar a los cazadores cuando no llevan escopeta?  Pues que las perdices, se levantan de los pies. Algo así me pasó a mí. Me encontré con grupos de caballos asturcones (una raza autóctona asturiana) con preciosos potrillos, casi recién nacidos, que casi no se podían poner de pie, protegidos por sus madres. Y... ¿recordáis el cerdo del principio?  A la vuelta, estaba acompañado de varios más, cruzados con jabalí, en compañía de burros y vigilados por un cachorrote de pastor alemán, que jugueteaba conmigo y los mordisqueaba a ellos, para apartarlos del camino. Me lo hubiera pasado "como "beltri"dentro de un bosque".   rrr28
Pero eso tendrá que ser para la próxima, pues mi intención es volver. Ya siento que ni el equipo ni el "redactor" eran de lo mejor de Europa.



Hasta la próxima.










No hay comentarios:

Publicar un comentario