viernes, 9 de mayo de 2008

Urdón - San Esteban - Tresviso - Urdón.


  

Aunque es una zona de la que ya se ha hablado mucho, me animo a poner el reportaje, pues para mí era desconocido.
Por desgracia, tengo que decir que lo sigue siendo, pues la niebla en la mayor y más espectacular parte del recorrido, nos impidió ver nada.
Otro motivo por el que me decido a ponerlo, es porque va a ser mi segundo "repor" y fuisteis muy generosos en vuestras críticas, tras el primero. (Por cierto, me gustaría que alguno de vosotros me dijera si hay alguna forma de conservar "a perpetuidad", los reportajes en alguna carpeta del equipo. Para curiosear en el futuro, ya sabéis). Como entonces, también espero que sepáis disculpar los fallos que pueda tener.
Antes de mostraros las fotos, os pongo un par de detalles de la misma.

Mapa de la zona :  (La ruta la realizamos el jueves día 8 de Mayo, o sea... ayer).












Y el desnivel de la ruta... ¡durillo, durillo!












La misma, la comenzamos en Urdón, hasta desviarnos aquí, en dirección a San Esteban...












... donde, de momento, todavía podíamos ver imágenes como esta:












Por el color de las aguas, os podéis imaginar la cantidad de agua caída en las últimas horas. Poco podíamos imaginar que otro tanto nos caería encima a nosotros.












No es de extrañar que haya tanta vegetación... y tan verde.












Después de subir unos 3 kms. por esta carretera...












... divisamos el escondido y bonito pueblo de San Esteban.












Os muestro alguno de sus preciosos rincones.












El color de estas aguas es distinto del anterior, pero también muy llamativo.












Una hermosa fuente:












Impresionante castaño del siglo XVI. Más de 400 años. En la foto no se aprecia, pero en realidad solo se conserva ya el tronco.












Curioso mirador:












Por si la ruta fuese sencilla... ¡obstáculos en el camino!























Algunos pasos complicadillos,  aunque seguros.












Y de pronto... ¡lo que ya veíamos venir!























El paso del Picayu, lo más espectacular de la ruta, lo hicimos sin ver casi nada más que donde pisábamos. Solo algún ligero claro, de vez en cuando.
Ahora para ver un rebaño de cabras. Mi compañero... ¡como una más!












Ya llegando a Tresviso, se aclaró un poco el panorama, para que pudiésemos "intuir" el pueblo. 












Aunque como se puede ver, sería por poco tiempo. ¡Lo que se nos viene encima!























Y en cuestión de segundos... llegó.












Una vez en el pueblo de Tresviso, encontramos este bonito sitio para reponer fuerzas y llenar la cantimplora.












Cuando te pones a comer,  ¿quienes se acercan revoloteando a picotear poco más que las migas?... 
Síííí...  "las grajillas del Tesorero".

¡Perdón!.. la  "gallina de Tresviso".











Bromas aparte, ¿a quien se le ocurre hacer esta ruta en un día tan horrible?  Solo a nosotros dos.












Era otro "rebaño" (con perdón), en esta ocasión de "guiris", dando colorido y uniformidad a la montaña.























Ya en el descenso, pero sin dejar de llover, la niebla nos dejaba entrever alguna imagen bastante espectacular.























Ya llegando al final del "circuito", vemos la fuerza con la que baja el río Urdón:












No es extraño que se aproveche para transformar en otra "fuerza de la naturaleza".












Esta ya es una vista más tranquila del río:












Y con la que creo que es la foto que más me gusta de la "colección",  me despido de vosotros, hasta la próxima. El recorrido, aunque exigente, totalmente recomendable. No descubro nada nuevo, pero a quien no lo conozca, no le defraudará. Yo espero volver y tener más suerte con la climatología.

Espero que dentro de mi poca experiencia, os haya gustado.



Hasta la próxima.











No hay comentarios:

Publicar un comentario