martes, 17 de febrero de 2009

Palizón en la Sierra del Cuera. Narganes - Pico el Paisano.




Lo primero que tengo que decir, es que debería avergonzarme un poco, pues confieso que es mi primera incursión en la Sierra del Cuera.   rrr11  Y digo esto, porque además de ser asturiano, es el cordal montañoso que más cerca me queda de mi lugar de residencia. Y ya que de confesiones vamos, os diré que la nieve no me motiva especialmente. (Confesar esto en este sitio, hace que me sienta un poco... bicho raro). Próximo a la costa... cimas de no mucha altitud... ¿que mejor ocasión para conocerlo?  Pero como casi todas las cosas, la primera vez, no suelen salir perfectas. Su pico más alto, Pico Turbina (1315 msnm.) seguro tendría nieve, así que decidí, un poco al azar, otro de sus puntos más conocidos, el "Picu del Paisanu", 818 mts. según los mapas. Pero creo que no escogí la mejor opción: hacerlo desde Narganes. 20 Kms. que según en que condiciones, pueden no ser muchos, pero os aseguro que subiendo y bajando picos, con bastante desnivel, pueden ser una auténtica paliza. Una simple ojeada a estos datos, confirma lo que digo:























En lo que sí creo que tuve suerte, fue en la elección del día, cielo despejado y ya desde la carretera de Unquera a Panes, empiezo a vislumbrar algo de "Picos".












Y, como no, nuestro pequeño "Cervino asturiano".












¡No tan pequeño!












Pero la ruta en sí, la empezaré desde esta localidad:












Dejo el coche bien aparcado, en la casa del señor... cura. Hasta que yo vuelva, tendrá tiempo a rezar montones de rosarios, si le apetece. (Recordar que yo ya hice dos confesiones hoy).












Y comienzo a andar, por esta carretera arriba. (Las 9 de la mañana).












La carretera se terminaba ahí mismo, para convertirse en un sendero, digamos... complicadillo. (No voy a dejar al coche rezando y yo soltando tacos).












Algún que otro rasguño y pinchazos por las piernas, pero poco a poco, el pueblo se va quedando abajo.












Por ahí de frente va el sendero:












Con mucha diferencia, lo peor de la ruta. En realidad, sería un precioso sendero si no estuviese tan lleno de maleza. Es un kilómetro escaso, pero de vez en cuando te deja ver cosas como ésta, para ir haciendo... ojo.























Aproximadamente a esta altura, ya se sale a terreno más abierto:












Y el sendero cambia bastante de decoración.












Ya se empieza a ver alguna bonita majada.












Después de ascender un poco, ya tengo cerca, uno de los varios atractivos de esta ruta.























El Pico Jana. (Aquí tengo que decir, que lo más normal o típico de esta ruta, es hacerla desde el pueblo de Alevia, con lo cual se recortaría bastante el recorrido y se evitaría el incómodo sendero del principio),  pero tendría la desventaja, de no pasar por esta bonita cima...












... desde donde, además de nuestra admirada "Pica", también se puede vislumbrar al "Jefe":












Aquí, un poco mejor.












¡Merecía la pena el Pico Jana!












Estos buitres vienen a investigar, pero tienen que abandonar. Todavía voy fresco. (Si me cogen a la vuelta,  ¡no sé... no sé..!)























¡Que "guapina ye"!  Y me ahorraré comentarios, pues os la pondré unas cuantas veces más. Estuvo presente durante casi todo el camino.












Un vistazo hacia la vega. Por si alguno no conoce la zona, el río que la riega, es el Cares.


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/8cxHJ










Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/wYxpr











Una panorámica, un poco más "general". (Creo que más bien parece un "soldado raso").


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/J5ReW











Una buena caminata por una sierra bastante rompe-piernas, para dejar atrás esta zona que, de momento llevo por delante y que se denomina "Los Coterones". Supongo que será por que es una sucesión de "coteros". (Inteligente deducción la mía, ¿ehhh?)












De esta insignificante charca, se levantaron una pareja de perdices rojas, que me parecieron enormes, que me dieron un buen susto y que me despertaron por un momento el instinto de quien fue cazador durante muchos años.












Siguiente dificultad de la jornada. Pico Llueres, 706 mts. Voy bastante despacio, admirando el paisaje,  haciendo muchas fotos,  la distancia al "Paisanu" es grande... ¡éste creo que le voy a dejar para la vuelta!












Paso por unas bonita fincas, de las que os dejo unas imágenes, sin comentarios.
                        














































Y como llevo la vena cazadora, un poco revuelta, aquí os enseño solo una muestra de como están las fincas, destrozadas por los jabalíes. Al haber mucho monte, casi seguro que la densidad de ellos será alta, pues estaban todas completamente "levantadas".












Aquí también se puede apreciar bien:












Ya desde aquí, tengo una primera visión del que es mi ambicioso objetivo del día.
(Al fondo, creo que está la cima más alta de esta sierra, el Pico Turbina, que se adivina con nieve, y que está en la recámara, para futura ocasión).












De vez en cuando, no puedo evitar que la vista se me vaya hacia la zona, de la que un día, "Andua", me nombró embajador. (Que conste, que como los políticos, no estoy dispuesto a renunciar a mi cargo).












Y en una de tantas asomadas, aparece ante mis ojos, algo que rompe la monotonía de la sierra. Al parecer se trata de unas antiguas minas de hierro y manganeso, abandonadas, por supuesto y que estuvieron en explotación unos 4000 años y que se llaman o llamaron Minas del Pilar.


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/N4zpW


































Pongo un pequeño vídeo, más que para ilustrar, para enredar un poco.

video











Y ahora, para que os podáis enterar de algo, mejor pongo unas fotos con algún detalle:




































































Dejo atrás las minas, pues el tiempo pasa y el camino es largo, pero siempre hay un momento para admirar las preciosas fincas que hay por la zona. Por cierto, que no se si abandonadas, como las minas o es que al ser invierno, han trasladado el ganado a zonas más bajas. Solo en una de ellas vi tres caballos. En las demás y hay bastantes, ni señales de vida.


Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/3HLiA
























Aunque pensándolo mejor, creo que sí estarán aprovechadas en otras épocas del año, pues detalles como el de este bebedero "industrial" de reciente construcción, así parece indicarlo.












Continúo por este camino y al fondo veo las dos codiciadas cumbres:












Todavía tengo que subir un buen trecho.












Hay rincones encantadores.












Y ahora me acuerdo de algo que me llamó poderosamente la atención. Éstas son las únicas indicaciones que encontré en toda la ruta. Ésta, medio destrozada, supongo que por las inclemencias meteorológicas:












Y esta otra, que indica mi punto de destino:












Ni una marca de pintura, ninguna señal en rocas ni árboles, ni un solo "jito" en todo el camino. Cierto es, que no presenta grandes problemas de orientación, pero aún así, me extrañó bastante no encontrar ni la más mínima indicación. Unas veces mucho y otras, nada. Aquí, las piedras, las usan para hacer estas otras maravillas:





































Pinchar en el enlace para ver más grande:  http://goo.gl/uzg55











¡Que no, que no me olvido de vosotros dos!












Un último esfuerzo...












... y ya estoy arriba:












Un recuerdo a los emigrantes de la zona.












En la cima, hay esta construcción, que es la ermita de San Antonio, donde se celebraba una típica romería. (Desconozco si aún continúa esa tradición).












Un par de detalles de su interior:
























Y ahora, es cuando se me plantea una gran duda y una interrogante que lanzo a los conocedores del lugar, que seguramente habrá alguno por ahí. Parece ser, que todo el mundo está de acuerdo (por lo poco que he podido ver en Internet), que efectivamente, ése es el Pico el Paisano. El lugar donde está construida la capilla y que en los mapas viene con una altitud de 818 msnm. (Mi gps, con muy buena cobertura de satélites, +/- 2 mts. de error, no llegaba a los 800 mts.) Pero una vez en ese lugar y separado por una pequeña vaguada, se encuentra esta otra cima, que desde mi posición, parece más alta. (Ya sabemos que esa apreciación suele engañar bastante). La cima es ésta:
                                                                               











¡Como ya iba yo poco quemado, otra "montañita" de propina!  Y allá que me voy.  En ninguna de las dos, hay buzón, ni vertice geodésico. Pero es aquí, donde el gps dice que hay 821 mts. de altitud. Conclusión: si el Pico el Paisano es donde está la ermita, no tiene la altitud que dicen los mapas. Los 818 mts. +/- están en la cima siguiente. Por si acaso, dejo constancia de que también estuve ahí:












Las vistas son igualmente magníficas:












Y entonces... despierto, miro la hora... ¡las 16,30!  O sea, las cuatro y media de la tarde. Si he salido a las 9 de la mañana (otra inteligente deducción) hasta este momento, son siete horas y media. Otro tanto para volver, llegaría al coche a las 12 de la noche. Se me ponen los pelos de punta, solo de pensarlo. Así que abandono el lugar, como alma que lleva el diablo.
En cuestión de minutos, echo la vista atrás y compruebo algo que ya sabía. No es lo mismo subir que bajar.












No he comido nada. Me queda un sorbo de agua. Creo que estoy notando principios de calambres en las piernas. Ahora voy muy deprisa, porque además, la batería del gps está en las últimas. Se masca la tragedia y estos parecen relamerse con el festín que se les avecina. Afortunadamente, los buitres de antes, se despistaron.
























 Por si esto fuera poco, en las zonas altas, hace un frío espantoso y empieza a meterse la niebla.












La cosa se empieza a poner emocionante. Calma. Lo primero comer algo, casi sobre la marcha. Hablando de comer, afortunadamente, los jabalíes, creo que no son carnívoros.












Las condiciones de luz son cada vez peores.












Pero como se suele decir... "Dios aprieta, pero no ahoga",  o...  ¿será que mi coche estará rezando por mí, junto a la Iglesia?  Y en la mochila encuentro una batería de repuesto para el gps, con carga suficiente. Eso me anima a pasar por el alto que había dejado a un lado por la mañana. El Pico Llueres. Éste es todo su aliciente.












Y lo que desde allí veo, no me gusta nada.












Pero sigue habiendo buenas noticias:












Me da igual del año que sea. ¡Me la voy a beber toda!












Y por esta vez, creo que habrá final feliz. He venido más rápido que la niebla y me alegré como nunca de ver el punto de partida...












... aunque bastante lejos:


Todavía me quedaba la dificultad del engorroso sendero por el que había iniciado el recorrido, pero también ahora tuve suerte. Por primera vez, en el día de ayer y como si fuese una premonición, había metido en la mochila un frontal, que me vino de perlas, para los últimos kms. En resumen, que bastante antes de lo previsto, a las siete y media, estaba en el coche. A éste, ya no le quedaban misterios para rezar. Siento que me ha salido un reportaje un poco... religioso y (3ª confesión)... no es precisamente mi fuerte. Aún así, pido perdón, sobre todo a los responsables del foro, por haber sobrepasado con creces las limitaciones en el número de fotos y demás y a quienes de vosotros , hayáis tenido la paciencia suficiente de compartir conmigo esta otra "paliza", por la Sierra del Cuera.



Hasta la próxima.











No hay comentarios:

Publicar un comentario