miércoles, 22 de febrero de 2017

MARAVILLAS DEL ALTO ASÓN. "No me canso".





...Y no me canso, por que es una de las zonas de montaña que más me gustan de cuantas conozco. Confieso que he tenido muchas dudas antes de decidirme a poner estas fotos, pues ya son varias las veces que anduve por aquí y no me gustaría ser "cansino". Me decidí a hacerlo, por que son tantas las cosas llamativas del lugar, que siempre habrá alguna fotografía que no se repita. No soy, en absoluto, partidario de volver a los mismos recorridos. Siempre hay lugares nuevos por descubrir, pero este en concreto, siempre me deja impresionado como si fuera la primera vez. Por otra parte, tampoco es que haya repetido ruta alguna. He unido tramos de recorridos anteriores, con la intención de enseñarle a Amadeo, la mayor parte de los puntos más llamativos de la zona. Todo, sería imposible.

Voy a ser muy prudente en la cantidad que voy a poner de fotos, pues fueron muchísimas más las que hice. Aún así, habrá varias similares a las que ya puse en reportajes anteriores. Y voy a aprovechar el que la zona es bastante conocida, para no extenderme en los comentarios. 

Comenzamos:



El valle de Matienzo, como casi siempre, cubierto de niebla.












Ya a la altura del pueblo de Asón, vemos la canal de Rolacia, uno de los caminos más clásicos para subir a Porracolina.











Subir a los collados de Asón y no poner alguna foto de la cascada, sería imperdonable. Bastante escasa de agua por cierto, para la época del año en la que estamos.






















El primero de nuestros objetivos:













Un vistazo a la espectacular carretera por la que hemos llegado hasta aquí.












El aparcamiento, todo para nosotros solos.














En esta cuadra que nos encontramos casi nada más empezar a caminar, no parecen disfrutar de tanto espacio:












Una bonita vista hacia los Mazos y el Mortillano a la izquierda.











La fuente Bezón. A la vuelta, estuve a punto de dejarla seca.
rrr28











Y ahora, un buen rato de terapia para la vista:



























































































































También conocido como Las Motas.




























































Y casi sin darnos cuenta, nos metemos de lleno en uno de los lugares más impresionantes que conozco.

















































































Ya estamos fuera y la visión hacia el Picón del Fraile, también es para disfrutarla:






























































Esta cueva, en su día, me dio bastante guerra para encontrarla. Por cierto, de curioso nombre. (Cueva de la Turrutuerta).












Yo ya tengo muchas, así que esta vez, me abstengo.






Seguimos disfrutando del paisaje.





























































Aunque la foto pueda dar esa impresión, aquello que se ve enfrente de la señal es el Pico la Colina y no el Alto de la Posadía.





















Y después de "pelearnos" con una complicada zona de lapiaz, llegamos a otro lugar espectacular: "El cañón de los lobos".





























































La única nota negativa de la jornada. Eso que se aprecia en la foto, no es niebla. Es humo. Nos acompañó una buen aparte del recorrido, con los mínimos agravantes de tener que respirarlo y de destrozarme la posibilidad de sacar algunas fotos más. Pero eso es lo de menos. Ahora es cuando me "hierve" la sangre y me apetecería empezar a insultar a tanto energúmeno que anda suelto por ahí. Me contengo, pues ya me cabreé bastante en aquellos momentos. Eran varias los incendios, (por supuesto, provocados) los que vimos a lo largo del recorrido.





















Esta es la foto que tengo más próxima a las majadas de Brenacobos, donde todavía, pese a la altitud, hay varios ganaderos. 

El agua no escasea precisamente:

















































































Curioso paso para cruzar el último "cinturón" rocoso, antes de afrontar el ascenso al repecho final del Pico la Colina:





















Ya tenemos una buena vista de otra de las montañas más míticas de la zona.











Vista atrás, hacia los Campanarios:











Llegamos a la cima del Pico la Colina y dejamos constancia de haber estado allí. Yo, por enésima vez. No en vano, confesé en una ocasión, estar enamorado de esa montaña:
http://astur-campolibre.blogspot.com.es/2012/04/me-enamore-de-una-montana-es-bonita.html































Y ya hasta el final. Cerramos la circular por la zona conocida como Saco, con su impresionante lapiaz, en el que siempre suelo decir que se podría jugar al futbol, por su increíble planicie.















































































































Este también me hizo en su día sudar la "gota gorda" antes de dejarme conquistarlo. Tal vez vuelva algún día.











Y con una pequeña tontería y la prueba de que, una vez más, nos pilló la noche a punto de llegar al coche, pongo punto final a esta modesta muestra, de las maravillas que esconde el precioso Parque Natural de los collados de Asón. (Cantabria).












Pobre reportaje gráfico, para lo que el lugar se merece, pero en principio mi intención era no publicar nada, por aquello de no "macahacar" tanto en el mismo sitio, así que estuve a punto de no "cargar" con la cámara. Al final, lo hice, pero no me esmeré demasiado en el "trabajo".
¡Ah! Esta vez no pongo los acostumbrados detalles del mapa, distancia, relieve, etc... Ya están muy vistos.
Algo más de 21 kms. de contínuo espectáculo.





Hasta la próxima.











No hay comentarios:

Publicar un comentario