jueves, 19 de marzo de 2009

Pico Turbina, o... "la ruta del fuego".



Una nueva salida, la segunda en los últimos tiempos, (la anterior fue hace un mes, al "Picu el Paisanu") por la Sierra del Cuera. Entre otras cosas, me sirvió para confirmar que para nada se debe considerar un cordal montañoso... "menor". Si a su natural dureza, se le añade la dificultad de hacer el recorrido algo más largo y fuera de lo que suelen ser las rutas habituales, la cosa se complica. Y si además de todo esto, surgen imponderables, entonces... "apaga y vámonos". ¿Apagar?... ¿encender?... ¿fuego?  Creo que sin pretenderlo, este reportaje, va a salir calentito, calentito. 

Más que nada, para que os hagáis una idea de que no fue un relajante paseo, os pongo este detalle del relieve y distancia:











Y también, más que nada, para jugar un poco con el Google earth, pues con esto si que no os haréis una idea de nada:










Aprovechando que voy por la carretera de Panes a Cabrales no puedo evitar parar a hacer una foto a esa "Pica" que tanto nos gusta y a la que solemos llamar "el Cervino asturiano".










Para llegar al punto de partida, me tengo que desviar hacia la bonita localidad de Alles.










Nada más pasar Alles, entro en el pueblín de Trespalacios y es ahí donde voy a empezar la aventura de hoy.



 






Y del que os dejo un par de típicas estampas:



















Empiezo a coger algo de altura y a mis espaldas, aunque con algo de bruma matinal, me las prometía muy felices con las vistas de las que iba a disfrutar el resto de la jornada. (El "Urriellu", siempre imponente).



















Y otra vez la omnipresente "Pica de Peñamellera":










¡Venga!... otra más y os prometo que ya no pongo más de ella.










Al principio, la subida se hace por una pista hormigonada...










... y que más tarde, se convierte en este cómodo camino. Eso del fondo... ¿parece humo?










Sí, efectivamente, es humo.










Y la cosa, parece seria.










El energúmeno ignorante de turno, que ataca de nuevo.










Atrás voy dejando este camino que se puede apreciar aquí y a la vez, voy dejando el fuego más abajo.










Yo no tenía ninguna duda, pero por si acaso, aquí se puden ver varios focos en distintos sitios, lo que demuestra claramente que es intencionado.










No puedo evitar, de vez en cuando, echar la vista atrás y tampoco puedo evitar acordarme de algunos de los familiares del incendiario.










Es triste lo que veo hacia atrás, pero hacia adelante, tampoco veo mucho que digamos.










Solo de vez en cuando y después de coger bastante altura, puedo disfrutar de algún paisaje "limpio":



















A la altura de este collado, veo a lo lejos, una construcción extraña, que no parece encajar en el paisaje, porque una parada de autobús aquí... ¡¡como que no!!










Parece una especie de refugio, aunque creo que solo está usado por el ganado.










Me olvido de estos detalles menores, miro hacia arriba y la cosa se empieza a poner seria.










Abajo dejo la "parada del autobús".










Por aquí arriba tengo que subir. La sierra está bastante limpia, lo que hace que no haya un sendero marcado y las opciones de subida sean varias, pero la pendiente es importante.










¿Os acordáis que me las prometia muy felices con las vistas que iba a tener hacia "Picos"?  Pues aquellas fueron las últimas de todo el dia. La cantidad de humo que se iba acumulando, impedía ver nada.



















En no mucha distancia, subí de 200 y pico mts. de altitud a cerca de 1000 y como ya iba con la lengua fuera, miré hacia arriba y casi deseaba que mi objetivo fuera aquella "mole" que asomaba allí arriba.










Cuando llegué arriba y vi esto, casi me daba la risa. La "mole" que veía, era la "piedrecilla" de la flecha y el objetivo, aquello que se ve ¡lejos... lejos! 










Aquí, un poco más cerca:










En el camino dejaría a mi izquierda, este otro pico importante, (1234 msnm. según el mapa).










Una pequeña panorámica de lo que veía desde ahí:



Más grande:  
http://goo.gl/G7jSX







Un poco más adelante, me encontré con lo que figura en el mapa como "Fuente Braniella". Supongo que será ésta, pero de agua... ni gota.










Y pronto llego a esta bonita majada, conocida como "Vega de Jorada" o más comúnmente, "Vega La Jorá".










Un rebaño de ovejas, disfruta de ella a sus anchas.










Aunque aquí se puede ver, que come álguien más que las ovejas.










Por allí cerca, hay esta curiosa charca.



















En algunas zonas sombrías, todavía queda algún que otro nevero. Todas esas pisadas, son de animales.










Aunque ya no hay el importante desnivel del principio, es un contínuo sube y baja y mucho lapiaz, por el que es bastante incómodo caminar. Hay que mirar muy bien donde se pisa. Esto es lo que iba dejando atrás:









Y todavía más atrás, tirando del poco zoom que hay, creo que puede ser...  ¿el "Picu del Paisanu"?










Pero hay que mirar al frente, que ya se ve más cerca. (Lo que se ve recortado contra el cielo, bien podría ser un rebeco, pero era una cabra). Por cierto, llevaba un cabritillo diminuto, pero me fue imposible acercarme para hacerle una foto. Entonces, si parecían rebecos.










Aquí, todavía más cerca:










Atrás y a mi izquierda, el Cabeza Ledesma. (No está muy claro que su nombre exacto sea éste).










Seguramente no será una de las rutas mas habituales y por eso no había casi ninguna indicación. Esta es de fabricación propia.




Y en este punto, unos metros antes de la cima, me crucé con tres montañeros, de quienes siento no tener ningun dato. Me refiero a que no sé si son foreros habituales o "visitantes" ocasionales, pero uno de ellos me reconoció, por alguno de los reportajes aquí publicados. Y como se que es posible que lean esto, quiero agradecerles sinceramente, el valioso ofrecimiento de facilitarme enormemente el regreso. Ya era una hora avanzada y a mi me quedaba otra paliza para regresar por el mismo sitio. Ellos tenían el coche mucho más cerca y no les importaba acercarme por carretera, hasta el lugar desde donde yo había salido. Aún valorando mucho su buena voluntad, rechacé (que no desprecié) la oferta, principalmente por dos razones. La primera, que no quería ser "una carga" para ellos y la segunda, poco recomendable en montaña, que soy un poco... "lobo solitario". Si a esto unimos el que ellos ya bajaban de la cima y yo quería subir, hacer unas panorámicas, comer algo, etc... de corazón, GRACIAS, compañeros.










En esa caseta, hay una placa que dice así:










¡¡Ah!! y mi habitual pose:










Y las panorámicas, aunque no merecen mucho la pena. Ésta, hacia la costa. Ya no se si es bruma, humo, pero no se veía gran cosa.



Más grande:          
http://goo.gl/NGV99







Y ésta, hacia la parte por la que tenía que volver. ¡Hufff!



Más grande:  
http://goo.gl/3p5EL







El día estaba extraordinario para disfrutar de la cima, pero el camino de vuelta era duro, así que sin perder mucho tiempo, me puse en marcha.
¿Volveré a necesitar el frontal, como en mi anterior incursión en la Sierra del Cuera?
Solo un par de paradas, para hacer estas dos fotos y ver como el  ¿"Turbina o Torbina"? se iba quedando cada vez más lejos.



















Todavía me queda una buena bajada.










Aquí ya he bajado bastante. De aquel alto del final, vengo:










Después de bajar toda esta ladera herbosa, muy pendiente (y que primero había subido). No se si fue peor esto o bajar la pedrera de la cara Sur del Espigüete.










Parece quer voy muy bien de tiempo. Ya casi solo me queda bajar un poco y luego, cómodo camino y pista fácilona. Pero... ¿nos habíamos olvidado de esto?:










Creo que por ahí... ¡¡tendría que pasar yo!!










¡¡Siiiiiii... por ahí va mi camino!!



















Me voy a acercar un poco. Solo tengo ese paso...










... y las llamas están llegando al camino.










No queda mucho tiempo, siento el calor del fuego, así que... ¡¡alláaa voyyyy..!!










Corrí como un "Usain Bolt" cualquiera. Nunca me pesó tan poco la mochila ni los kms. en las piernas y conseguí salir al otro lado. Esto dejé atrás:










Que nadie piense que corrí un gran riesgo. Si hubiese visto un gran peligro, solo hubiese tenido que esperar a que el fuego llegase al camino, pues seguramente el mismo, hubiese hecho de cortafuegos. Al menos hasta allí, así había sido:










Una vez dejado atrás, una última mirada:










¡Con lo bonito que está el monte!










Con el agua de este abrevadero, no creo que hubiese podido hacer nada. Un helicóptero dio una pasada por la zona, por la mañana, pero se fue y no volvió. La cosa no debia de ser muy preocupante.










Estos son algunos "cadáveres", de algún "cerillazo" anterior.



















Y no se si el humo me habrá afectado el cerebro, pero voy a faltar a mi palabra. Os prometí que no volvería a poner más fotos de "La Pica". Pues no puedo resistir la tentación de poner ésta de su cara, digamos... Oeste, que no es la más habitual:










Otra, con Trespalacios, el lugar desde donde salí, en primer término y Alles, detrás.










Y ya puesto, creo que voy a poner la foto más "guarra" y fea que se haya publicado nunca de una de las montañas más bonitas.










Y aún luciendo el sol, llegué al punto de partida. Mi coche, creo que está cansado de esperarme. Pero si no se ha sentado, es por que no ha querido, o... ¿lo habrá intentado?










Y dejando atrás Alles, confirmo que lo que dice el cartel, es cierto. Asturias es un paraiso natural.
¡¡Que pena que lo estemos quemando, ¿no?!!





Y después de todo esto llego a casa y "la parienta" me dice: "te diste otra buena paliza. Vienes bastante quemado". Quemado, no se, pero sí un poco "chamuscado".




Hasta la próxima.

P.D. Siempre se aprende algo. A partir de ahora, a llevar otra cosa más en la mochila: un extintor.   rrr28












No hay comentarios:

Publicar un comentario